MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

martes, 4 de febrero de 2014

"FAVIO Y YO" EN INTERNET

Comienza el año y vamos planificando la agenda de este 2014, que seguramente será muy emotivo y movilizador para mí, porque estoy cumpliendo 30 años como cantante.
Los proyectos que en la actualidad son solo eso, proyectos, irán plasmándose en la medida que el destino, la suerte y los meses vayan sucediéndose, pero lo importante es ser consciente de la enorme fortuna que me ha acompañado hasta aquí.
He recorrido muchos países, obtuve trascendencia y relevancia, logré objetivos importantes, capitalicé muchas experiencias que me sirvieron no solo en lo profesional, sino también en lo personal, disfruté del éxito apabullante en la carrera y aprendí del vacío penoso y perverso del medio, conocí gran cantidad de personas, sumé muchos conocidos pasajeros y pocos amigos verdaderos, pocos, pero buenos, y fundamentalmente he ganado afecto, cariño y calidez de todos los que a lo largo de este extenso trayecto, me han acompañado con amor.
No es fácil mantenerse en el tiempo dentro del ámbito artístico, nada fácil, y no digo que me haya sido sencillo llevarlo a cabo; he tenido etapas de mucha exposición y gran trascendencia y otras de calma y sosiego bastante pronunciadas, pero de las dos experiencias rescato algo sustancial y significativo: la esencia, mi esencia; puedo vanagloriarme de haber sido siempre de la misma manera, de mantener idéntica forma de ser en las buenas, muy buenas, excelentes, no tan buenas, malas y peores circunstancias artísticas y personales. Digo que me vanaglorio de esto, porque creo fervientemente que el mayor capital que uno puede tener en la vida es la honestidad, la honradez, la rectitud y la integridad, sea cual fuere la posición que uno detenta.
He procurado también, a lo largo de mi recorrido musical, que incluye 11 discos ya, ser leal a mis sentimientos y grabar, en la medida de lo posible, canciones que no traicionen mis principios de gusto y ética (más allá de algún tema que otro, en los comienzos de mi carrera, que acepté interpretar, cediendo ante productores y compañías discográficas). 
Mi último disco, “FAVIO Y YO”, me ha brindando desde su edición muchas satisfacciones y lo sigue haciendo, ahora, desde su extensión cibernética, ya que la respuesta es muy productiva, cosa que agradezco y retribuyo con enorme aprecio.
Internet es un mundo extraordinario donde todo se potencia y desarrolla con gran impulso, posibilitando una comunicación tan directa como efectiva, que permite, por ejemplo,  fortalecer un producto e intensificarlo sin saber los límites que puede alcanzar; por eso es necesario que los artistas busquemos alternativas a las ya estipuladas, que contemplen el avance tecnológico sin dejar de defender nuestros trabajos y derechos.
“FAVIO Y YO” se encuentra a disposición de todos, a través de internet, permitiendo el cómodo acceso y comercialización para los que, quizás, la distribución de cada país no llega a comprender el circuito convencional de los comercios dedicados a la venta de música.

DISCOGRAFÍA