MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

miércoles, 11 de septiembre de 2013

MAESTROS EDUCADORES


Sin duda alguna. el mundo cibernético ha modificado nuestra forma de vida, nuestros movimientos, nuestros tiempos, nuestras costumbres… Hoy, todo sucede, o por lo menos casi todo, a través de una computadora. El universo está internetizado, la tecnología ha irrumpido de tal manera en nosotros, que el sistema globalizado actual, permite comprar y cobrar en red, pagar cuentas on line, realizar transferencias bancarias, obtener elementos a distancia, reservar pasajes para viajar, archivar historias médicas en instituciones sanitarias, encontrar o reencontrar personas, intercambiar ideas con gente de países lejanos como si estuvieran a la vuelta de la esquina , informarse, entretenerse, instruirse virtualmente, conocer lugares que quizás nunca visitemos “in situ”, efectivizar en mayor o menor medida, casi todo lo que uno imagine o quisiera originar con un simple ‘click’ ejecutado.
Si bien la tecnología avanza minuto a minuto y cada día existen más posibilidades de acceder a cuanta idea, comunicación y conocimiento nos plazca en distintos formatos (CPU´s, notebooks, netbooks, celulares, Ipods, Ipads, iphones, etc), aún no se encuentra procedimiento ni estructura electrónica existente que supla la educación de los maestros de carne y hueso.
Sabemos que hay libros, manuales y enciclopedias que se pueden leer en portales literarios subidos a internet, conocemos el modo potencial de buscar estudios y datos en el ciberespacio, nos hemos acostumbrado a explorar cualquier inquietud desconocida que tengamos, por medio de la compu; ya nos es común a todos ‘googlear’ personas, testimonios y factibles dudas para disipar rápidamente la ansiedad que nos abruma, pero insisto, nada de todos los avances informáticos existentes pueden suplir la educación de los profesores humanos.
Hoy, en Argentina, es el día del maestro y estas fechas simbólicas que se estipulan socialmente para festejar un día especial “dedicado a …”, sirven básicamente para tomar consciencia y refrescarnos la memoria sobre la real importancia que tienen ciertas profesiones como la educativa, por ejemplo.
Los maestros son fundamentales para la formación estructural de todos nosotros, son los que nos guían en nuestros primeros años de vida con juegos y enseñanzas pedagógicas en el jardín de infantes, los que nos marcan las reglas y las formas en el nivel primario, los que nos inculcan responsabilidad y esfuerzo en el secundario y los que nos exigen compromiso y participación si elegimos el nivel terciario en universidades y escuelas técnicas.
Ser maestro es ser bueno, noble, solidario, porque desear enseñarle al prójimo es tener un alma generosa, leal, bondadosa, sentir la necesidad de transmitir conocimiento a otro, es un acto asociado al desinterés, a la formación por la formación misma, y en cierto grado, a la colaboración de un mundo mejor. El hecho de atesorar la vocación de educar, permite a quienes la eligen, aportar un granito de arena fundamental en la enorme playa de la estructura social y son los artífices esenciales de nuestros valores y méritos.
Mis padres, Orlando y Celia
En lo personal, puedo mencionar como maestros principales a mis padres, Orlando y Celia, que como todos progenitores, se transformaron en mis ‘maestros’ sin saber cómo hacerlo, basados en la intuición y el instinto que el mismo destino propone, pero que al mismo tiempo, me dieron su enseñanza de respeto, honra y buen proceder; después, recordar y agradecer a todas las maestras y maestros que tuve desde la niñez hasta mi adolescencia, ya que cada uno de ellos ha sido importante para forjar el hombre que soy hoy; como homenaje a quienes me ayudaron en el aprendizaje, menciono a los que tengo más presente como la Señorita Lilita y Miss Graciela del jardín de infantes, a Guillermina Piñeiro, Susana Bence Pieres, a Teresita (no me acuerdo su apellido), entre otras, de primaria, al profe de gimnasia, López, a Stella Maris de ‘Biología’ (de quien tampoco recuerdo como se apellida, pero mantengo vigente su cariño), a Alberto Spada de ‘Dibujo’, a Nélida Nadale y Margarita Montanari, aunque en aquél momento las estigmatizáramos como del bando de las “malas”, en secundaria, y a todos los maestros que he tenido como alumno en el Instituto Lange Ley, el Colegio Domingo Faustino Sarmiento y el Instituto Argentino de Enseñanza Superior, instituciones a las cuales asistí durante mi etapa estudiantil.
    
    Miss Graciela en Jardín de infantes del Lange Ley
    Guillermina y Teresita en 6° grado del Instituto Lange Ley
    
    Federico Pedrido

A Federico Pedrido, quien trabajaba como creativo y jefe de redacción en la agencia de publicidad de mi viejo, además de ser un hombre de la cultura, escritor, intelectual, académico lunfardo y hombre de vivencias heterogéneas que marcaron mi juventud con su cálida amistad y simbólica consideración, a pesar de la gran diferencia de edad que nos separaba.
    
    Idelma Nudel, mi primera maestra de teatro
    Agustín Alezzo, querido maestro actoral

Y en lo profesional, primero a mis maestros de teatro, Idelma Nudel y Agustín Alezzo, que generaron en mí la confianza de iniciarme en el arte desde el lado histriónico de la actuación, a la enorme cantidad de ‘Maestros’ que he conocido a lo largo de 28 años de trayectoria musical, que me posibilitaron un aprendizaje artístico desde la paridad, el afecto y la admiración como Luis Aguilé, Roberto Goyeneche, Víctor Manuel, Juan Carlos Baglietto, Nito Mestre, Ángel Cárdenas, Luis Alberto Spinetta, Pappo, Armando Manzanero, por mencionar solo algunos. 
    
     Luis Aguilé
    
     Roberto Goyeneche, "El Polaco"
    
     Juan Carlos Baglietto
    
     Víctor Manuel
     Armando Manzanero

Y a mi maestro más inspirador dentro de la profesión artística que he elegido, Leonardo Favio, que motorizó sin ser consciente quizás, la elección más esencial de mi camino, al darme el incentivo y entusiasmo para adoptar la música y el canto como medio de vida.

Leonardo Favio

¡Feliz día del Maestro a todos aquellos que sienten la educación desde y hacia el corazón!

2 comentarios:

  1. que lindo orlando , muy emotivo , me encanto !!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Vos sos un maestro, Orlando!!! Lindisimo todo lo que eswcribis. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

DISCOGRAFÍA