MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

martes, 25 de septiembre de 2012

TRISTE REALIDAD MUSICAL


Los premios Grammy fueron creados por la Recording Academy, una asociación de estadounidenses relacionados profesionalmente con la industria de la música, para reconocer a los artistas y sus grabaciones más destacadas en el mundo musical. Es un premio reconocido como el equivalente al ‘Oscar’, pero en el universo de la música. Como los mismos ‘Oscars’, los Grammy se otorgan por votación y no por popularidad como ocurre con los American Music Awards y los Billboard Music Awards.
Desde el año 2000, debido a la creciente importancia del mercado y la producción de música en el ámbito de América Latina y entre la población latina de Estados Unidos, se lleva a cabo la entrega de los premios Grammy Latino, que se dividen en 50 categorías y se entregan todos los años en el mes de noviembre; este año, la ceremonia es el día 15 y ya están seleccionados los candidatos de esta nueva emisión.
Lamentablemente, las apariciones de artistas argentinos en las listas es muy escasa y en mi humilde opinión, se debe a la deplorable performance de los encargados de manejar la industria en nuestro país. Desde hace un largo tiempo a esta parte, los actuales directores artísticos, ejecutivos y comerciales de las compañías discográficas no se encuentran a la altura de las circunstancias, ya que han dejado de lado la esencia que históricamente identificó a Argentina como uno de los países más prolíficos en cuanto a artistas se refiere. Se apartaron de la pasión, del fuego sagrado que se necesita para producir y editar música; se olvidaron de confiar en sus instintos, de creer en los artistas, de apostar a sus percepciones. Ya no les interesa apoyar bandas, solistas, autores, compositores… solo quieren el negocio, y no se dan cuenta (siguen sin darse cuenta) que el mejor beneficio es estimular, respaldar y favorecer el talento.
¿Por qué Argentina solo tiene cinco representantes nominados en el premio más importante de la música? Porque los responsables de dirigir, elegir y decidir en la industria nacional, no se hacen cargo de sus compromisos, no asumen sus obligaciones ejecutivas, que justamente, son las de ejecutar, elaborar, emprender y efectivizar la producción, la nueva producción y la ya instalada desde hace décadas. Han dejado a un costado lo más importante: el talento, que hay de sobra y muy bueno.
Cientos de grupos de chicos y solistas que hacen rock, pop, cumbia, reggae, melódico, folclore, tango y cuanto ritmo exista, tienen que hacer el esfuerzo personal de solventar su disco o generar trabajo por propia iniciativa para poder desarrollarse dentro del arte, cuando lo que correspondería sería que la misma industria los recibiera, los cobijara y los impulsara. Ese hecho, natural y habitual en otras épocas, hoy es algo fuera de lo común, que genera sorpresa cuando sucede; por eso no me asombra que solo cinco artistas argentinos sean candidatos en los premios Grammy Latino.
Luciano Pereyra en la terna de Mejor disco folk., Lisandro Aristimuño, que competirá como Mejor disco alternativo, Rosario Ortega y Débora De Corral, nominadas a Mejor artista nuevo y Catupecu Machu, único artista de rock, incluido en la lista para pugnar por el Mejor video, son los representantes de nuestro país, además de la categoría Mejor disco de tango, donde obviamente participan argentinos por ser el tango nuestro ritmo autóctono con Susana Rinaldi y su producción “Experimentando”, Tango Vip de sus creadores Ricardo Requejo y Javier Ortega con “Grandes varones del tango” y el Cuartetango String Quartet de Leonardo Suárez Paz con “Master of bandoneón”.
Es triste y lamentable que la industria musical argentina haya perdido su lugar en el plano internacional, ya que siempre se caracterizó por ser punta de lanza y generadora de artistas con trascendencia y hoy es ampliamente superada por el buen trabajo realizado en países como México, Colombia, Venezuela, Brasil, Puerto Rico, Chile, Perú y Ecuador, entre otros.
Hace años que vengo expresando públicamente mi disconformidad con los que ocupan altos cargos en las compañías discográficas argentinas y filiales nacionales de multinacionales que todavía trabajan en nuestro país, por la endeble labor y limitada tarea que realizan en pos de incentivar y producir artistas nacionales.
Deseo fervientemente que esta aciaga realidad artística dentro del mundo de la música se revierta en algún momento y volvamos a ocupar el espacio preponderante que supimos desempeñar en otras épocas, cuando los ejecutivos, directores artísticos y productores que vivían de la música pensaban un poco más en el arte, solo un poco más, que en el negocio en si mismo.    

1 comentario:

  1. Muy bueno tu punto de vista Tanito !!!

    ResponderEliminar

DISCOGRAFÍA