MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

martes, 9 de marzo de 2010

MINUTO A MINUTO, OPINIÓN A OPINIÓN


La semana pasada fui invitado al programa “Minuto a Minuto” que conduce la querida Susana Rocassalvo en Canal 26 de lunes a viernes, de 14 a 15:30 horas.
Tengo que reconocer que estoy sorprendido por la repercusión obtenida, ya que aunque es de imaginar que un canal que se encuentra dentro de las primeras cinco sintonías de la grilla, tiene una llegada masiva, me llamó la atención la gran cantidad de gente que me hizo saber que vio la nota. Muchas llamadas, mensajes de texto, numerosos mails en mi página web y en facebook, confirmaron una excelente audiencia, a pesar del horario vespertino.
Debo agradecerle a Susana Rocassalvo, el trato cariñoso y respetuoso que tuvo para conmigo, su afecto sincero, espontáneo y el destacado espacio de casi media hora que me brindó en su programa, que más allá de ser un producto basado en los nunca bien ponderados chimentos del ambiente artístico y haber recibido algún que otro personaje mediático de dudoso origen durante el año pasado (supongo que presionados por la confusa realidad del convulsionado medio televisivo actual) es uno de los pocos, quizás el único en su rubro, que dedica un importante segmento de su espacio a difundir obras de teatro, el trabajo de actores en serio, músicos profesionales, cantantes que por lo menos afinan, bailarines que son bailarines reales y todo lo que se encuentra íntimamente relacionado con el verdadero mundo del espectáculo en sí.
La charla fue muy cordial, muy cortés, enmarcada en los shows que estoy presentando desde enero, haciendo hincapié en los años de carrera recorridos, las canciones y los tributos que realizo en mis recitales. Para darle un toque de actualidad mediática, podríamos decir, “la Roca” (como ella misma, a veces, se dice) me preguntó por Ricardo Fort, la industria de la música, la televisión actual y Tinelli, quizás sabiendo (o no) mi crítica opinión sobre éste último. Como la conversación era muy natural y la respetuosa calidez de Susana me provocaba una comodidad no común en la tele, hablé con total sinceridad sobre cada uno de los temas en cuestión. Del chico del chocolate, conté cómo y cuándo lo conocí hace casi 20 años atrás, cuando yo estaba radicado en México y él intentaba hacerse camino como cantante, intentando grabar sus primeros temas.
De la televisión y el estado de la música nacional, también opiné con total honestidad y crudeza, detallando mi punto de vista sobre el “mea culpa” que deberían hacer los que manejan la industria musical argentina por el poco esfuerzo que hacen en alentar a los muchos nuevos talentos que tenemos en nuestro país y también di mi parecer sobre los límites que deberían emplear algunos conductores de programas televisivos como Alejandro Fantino, por ejemplo, de quien había visto en su programa de la noche anterior dos de los momentos de mal gusto más sobresalientes de la TV. El primero, con un análisis detallado de los panelistas (Pamela David, Martín Ciccioli, Flavio Mendoza) y el animador, que duró más de diez minutos, sobre una flatulencia... gas... pedo... del anteriormente mencionado Ricardo Fort en presencia de su jefa de prensa, su novia y algunos acompañantes más de su entorno, arriba de un avión.
Siempre me pareció que lo escatológico, sea como sea y mucho más en televisión, nunca fue para ponderar y menos que menos, haciendo una apología, supuestamente graciosa, del análisis casi arqueológico del acto de mal gusto. El segundo hecho de extrema vulgaridad, fue la desagradable “confesión” del partenaire de Fantino, Coco Silly, que ante la bizarra pregunta del conductor, con total desparpajo, se animó a contar públicamente que él le practica sexo oral a las mujeres aunque estén con el período menstrual y como remate de tan desafortunado comentario, cerró con la frase: “Y termino con la boca como Piñón Fijo”. No soy para nada moralista, no me asusto de nada ni por nada en cuanto a sexo se refiera, mucho menos soy pacato, todo lo contrario, pero sí creo en que se deben manejar las formas y que existen lugares y lugares para mencionar ciertas cosas y más cuando esas cosas son intimidades

Para cerrar la amena conversación, la creadora de “Rumores”, me preguntó: “¿Te gustan los programas de Tinelli?” y allí el eje de este comentario, porque me resulta llamativo que una opinión franca, sincera, despojada de intereses de todo tipo como la que realicé, llamara tanto la atención. Después de mis comentarios, respetuosos pero críticos hacia Marcelo Hugo, una andanada de mensajes cibernéticos, llamados telefónicos y repercusiones en el medio, hicieron que la sorpresa fuera aún mayor. Entiendo que muchos colegas, traten de obviar públicamente su desaprobación al producto Tinelliano, que en la intimidad confiesan, por temor a “represalias” dentro del medio laboral; sin ir más lejos y con un poco de buena memoria (cosa difícil de lograr en nosotros), puedo hacer mención de la fuerte crítica al establisment mediático que hizo hace un par de años en el programa de Mirtha Legrand, mi amigo Pablo Rago y la cobarde e hipócrita “sanción” que le aplicaron y aplican, aún hoy, de manera oculta, ciertos cómplices periodísticos funcionales de los que manejan los hilos y dominan un alto porcentaje del trabajo artístico local.

Mis comentarios no hicieron otra cosa que reflejar la verdad de lo que pienso desde hace mucho tiempo sobre la mala injerencia de Tinelli en la tele a través de sus productos roseados de mediocridad, la burla reiterada de gente no preparada, expuesta al grotesco, las pocas ganas que denoto en su accionar por modificar y mejorar sus programas, a pesar del importante lugar obtenido a nivel económico y artístico durante estos veinte años que se mantiene al tope del raiting, cosa que le valoro enormemente y reivindico como un logro sobresaliente de su trabajo, carisma e inteligencia. También declaré que me resulta triste que él siempre se haya mofado de los artistas, con sus cámaras ocultas, poniendo en ridículo una y otra vez a los que concurrían para participar de sus ideas del sur, menospreciándolos y que lamentablemente, muchos otros artistas, fueron y son cómplices de todo eso.

En fin... no voy a volcar en esta columna la extensa lista de cosas que puedo seguir mencionando al respecto porque ya me parece demasiado largo lo que he descripto hasta aquí. Simplemente, quiero dejar mi agradecimiento a todos aquellos que me han escrito y llamado desde todo el país (y no exagero, porque recibí saludos, cartas y mensajes desde Mar del Plata, Necochea, Rosario, Santa Fé, Córdoba, Mendoza, Tucumán, Salta y Santiago del Estero, además de los muchos de Buenos Aires) para acompañar mi pensamiento, coincidiendo en muchos de los aspectos que vertí. Y decirles que creo que lo mejor que podemos tener es la libertad de expresión, aunque muchos se esfuercen desde décadas y décadas en impedirlo sistemáticamente, no sé por qué razón... o mejor dicho, sí lo sé, pero es tema para otro momento, otro post u otro café.

sábado, 6 de marzo de 2010

SOMOS BLOGGERS, SOMOS ARTISTAS, SOMOS TODOS LOS QUE SOMOS


El diario Crítica de Buenos Aires, publicó una nota en la sección de Espectáculos donde refleja una nueva modalidad de comunicación entre los artistas y la gente: El blog.
Esta nueva herramienta que posibilita la comunicación directa entre un actor, escritor, músico, director, guionista, cantante, productor, etc y el público, distribuido en profesiones tan variadas y disímiles como bancarios, médicos, estudiantes, taxistas, comerciantes, cerrajeros, empresarios, amas de casa, promotoras, ejecutivas, economistas, encargados de edificios, contadores, educadores, abogados, artesanos...
El análisis central de la investigación en cuestión, traduce este nuevo fenómeno que provoca el fantástico mundo de Internet, donde una “celebridad” tiene la posibilidad de volcar sus pensamientos en un espacio propio, al cual tienen acceso todos aquellos inquietos cibernautas que gustan de la lectura.
El artículo del periódico, centra el eje de la nota en una gran cantidad de músicos que desde hace un largo tiempo se han transformado en bloggers y vuelcan sus vivencias, intercambian sus canciones y utilizan el fenómeno computarizado, alternando su figura pública con su intimidad.
Si bien, es una realidad que esta nueva forma de expresión, sirve para intercambiar opiniones, dejar asentado pareceres y plasmar ideas, es también una manera de llegar al otro en forma concreta, pudiendo utilizar el medio para dar a conocer la obra, más allá de formatos y preferencias.
David Byrne, Moby, Cris Martín (Coldplay), entre otros, tienen su blog a nivel internacional y Andrés Calamaro, Flavio Cianciarullo (Fabulosos Cadillacs), Abril Sosa (Cuentos Borgeanos), entre muchos más en el medio local, son algunos de los que tienen su espacio propio en la red y publican las fechas de sus conciertos, material de sus discos, entrevistas, entremezclados con relatos propios de cualquier índole.
Yo mismo, cantante, productor y algunas veces conductor, hago mi catarsis dentro de éste, mi blog personal y muchos amigos artistas (Pablo Novak, Manuel Wirzt, Alejo García Pintos) también vuelcan sus ideas, bocetos, ocurrencias y creencias en sus respectivos blogs. Muchísimos hombres y mujeres con respetadas trayectorias profesionales dentro de los medios gráficos, radiales y televisivos tienen su rincón exclusivo dentro de este mundillo; por mencionar algunos que respeto, el escritor y periodista rosarino Leonel Giacometto, un segmento dedicado a comentarios de libros titulado La Cueva de Zaratustra o el varias veces premiado blog dedicado a teoría literaria, La Hormiga Remolona.
La dinámica que nos ofrece este ámbito interactivo moderno, a todos los que hacemos uso de él, se retroalimenta con el ida y vuelta que genera el no saber adónde llega ni a quién y ese texto, esos pensamientos escritos, referencias conceptuales, opiniones generales y/o personales, se potencian al pensar que uno los escribe no solo para uno mismo sino también para los demás. Y ese eje es el que nos lleva a continuar sumando manifestaciones internas que toman vida propia en otros.
Lo positivo de esta nueva forma de comunicación es que siempre es placentero saberse escuchado (en este caso, leído) y a la vez, no solo eso, sino que facilita el contacto multitudinario que hubiese sido impensado algunos años atrás, de esta manera.
Creo que Internet, además de modificar indefectiblemente el ritmo de nuestras vidas, es una herramienta maravillosa que todavía no está desarrollada en pos del bienestar humano, más allá de que algunos han avanzado en beneficio propio, ya sea a nivel económico y material y que el futuro, justamente por ser futuro, está acompañado de incertidumbres, interrogantes y misterios que se irán develando con el correr de los tiempos.
Lo concreto y positivo, en el caso puntual del motivo que originó este nuevo post sobre el tema de las personalidades reconocidas popularmente que se animan a participar con blogs y volcar sus ideas y pensamientos, es que todos los que tienen inquietudes literarias, pueden relacionarse mucho más directamente en beneficio del intercambio cultural, que tanta falta nos hace en estos tiempos que corren de mediocridad social. Bienvenido sea el blog, bienvenidos todos aquellos que se le animan y bienvenidos los que de una forma u otra, se agrupan en él para continuar una sana y provechosa costumbre: relacionarse por medio de la reflexión y el imaginario.

martes, 2 de marzo de 2010

“SOMOS EL MUNDO” = FUERA DEL MUNDO (MUSICAL)


En estas últimas semanas, con motivo de mis shows en el Velma Café de Buenos Aires, tuve la suerte de realizar varias entrevistas en medios gráficos, radiales y televisivos que permitieron volcar en muchos de ellos mi parecer con respecto al momento que vivimos dentro de la industria musical local.
Como estoy en una etapa de mi vida donde priorizo los sentimientos verdaderos y realzo la sinceridad de pensamiento, ante la pregunta “Con tantos años de carrera en tus espaldas, ¿te animás a hacer un balance de la realidad actual de la música en nuestro país?”, respondí:
-“Veo que hay dos realidades. La primera es que hay muchísimo talento, muchos chicos se juntan y graban como pueden, con la ayuda de familiares, amigos y la pelean, tocan donde y como pueden. Pero hay mucho talento en nuestro país; bandas, solistas que no tienen donde mostrarse y poder difundir su arte. La otra realidad es la industria en sí, que lamentablemente es la responsable de que la Argentina haya perdido mercado a nivel internacional. Las compañías discográficas ya no apoyan a los artistas, no creen en los productos y si a lo mejor, algún directivo, intuye que un grupo o un cantante puede funcionar, prueban con un tema y no hacen nada. Si pica solo, picó; si no pega, queda ahí y murió. Antes, el artista tenía el apoyo de la compañía, un contrato por tres años. Te bancaban los dos primeros discos y tenías chance hasta de un tercero, aunque no obtuviera el resultado esperado, Ahora, la industria no hace nada para que el talento que hay por todos lados se pueda ver plasmado y trascienda. Hay mucho talento por un lado y una industria musical que le hace la vista ciega, por el otro. Mucho talento pero sin difusión” –
Se lanzó la canción junto con el video de “Somos el mundo”, la versión en español del histórico tema compuesto por Michael Jackson y Lionel Richie grabado en 1985 por un grupo de músicos famosos formado especialmente para la ocasión que se denominó USA for África que donó los fondos recaudados por su venta en aquellos días, a una campaña humanitaria para intentar acabar con la hambruna en Etiopía. Hoy, después de 25 años, con motivo del desastre causado por el terremoto en Haití, además de una nueva grabación en inglés con artistas ingleses, norteamericanos y europeos (Artists for Haití), se concretó la versión en castellano con protagonistas latinos. En esta nueva interpretación, se destacan los conocidísimos Gloria Estefan, Juanes, Shakira, José Luis Rodríguez, Ricardo Montaner, Ricky Martín, Cristian Castro, Vicente Fernández, Gloria Trevi, José Feliciano, Paulina Rubio, Chayanne, Jon Secada, Thalía, Willy Chirino, Lisette, Luis Fonsi, Daddy Yanki, Ednita Nazario, Carlos Santana, Andy García, Olga Tañón y los menos populares en nuestro país como Jhonny Pacheco, Milly Quesada, Gilberto Santa Rosa, Fonseca, Paquita la del Barrio, Aleks Syntec, Luis Enrique, Tito El Bambino, David Archuleta y Johnny Pacheco, entre alguno más que quizás se me escape.
Esta selección de figuras de la música latina, pone en evidencia que mi crítica a nuestra industria musical no es caprichosa, ya que más allá de los manejos empresariales de productores y grabadoras internacionales para incluir sus artistas en tan trascendente evento, revela una triste y lamentable ausencia de valores argentinos. Ni siquiera un solo cantante ni grupo argentino forma parte de tan importante reunión musical. Es muy penoso para mí y supongo que para muchos, observar la notable ausencia de nuestros artistas en una grabación significativa, más allá de gustos y preferencias, a nivel mundial.
Creo que es hora de empezar a modificar esta política apagada, chata, pobre, indiferente de la industria musical argentina con respecto a nuestro talento artístico y que los grandes “genios” que ocupan puestos ejecutivos, direcciones artísticas y cómodos sillones en oficinas de las discográficas que solo utilizan para hacerse los importantes, tomar café y de vez en cuando, editar algún que otro disco nacional, hagan un “mea culpa” del vacío existente de nuestros valores en el mercado internacional y modifiquen sus posturas viles de cobrar sus sueldos a fin de mes para ser únicamente empleados de lujo sin apostar ni jugarse siquiera a defender, aunque sea, la tradición histórica de Argentina en cuanto a música se refiere, por haber sido siempre una cantera permanente de músicos, compositores, cantantes, arregladores, productores y artistas en general que cruzaban fronteras y alcanzaban logros por tener la contención necesaria que el mismo medio debe sostener para no desaparecer.
No quiero hacer de este texto algo denso y tedioso, pero no puedo dejar de mencionar que Argentina siempre ocupó un lugar preponderante dentro del medio de la música internacional y que hoy se ve eclipsada por mexicanos, venezolanos, colombianos, portorriqueños, cubanos, dominicanos, guatemaltecos, etc, etc, etc. Me parece muy bien que otros países hayan avanzado a nivel artístico y tomen sus bien ganados lugares, pero me entristece que hayamos casi desaparecido de los espacios destacados del mundo de la música. Nunca es tarde para revertir las decisiones, espero que aquellos que están a cargo, lo hagan a tiempo.

DISCOGRAFÍA